Atención seguidores

¿Tienes problemas para visualizar la lista de seguidores?
Haz click aquí para seguir este blog.

Novedades en el Blog

Hace poco recuperé algunas de las muñecas de mi infancia y desde entonces me he adentrado en un mundo apasionante así que decidí incluir en el blog un apartado dedicado a la Muñeca de Famosa.

Nancy

Barriguitas


Otras muñecas

Pepas

Kikas

Mesita de pino maciza (4)

La mesita de pino ya está terminada, lo que quedaba por hacer era darle la cera. Empezamos hacerlo el lunes pasado durante la clase de restauración y en los días siguientes le fuimos dando alguna que otra pasada más.



Este es el aspecto final de la mesita, el sobre de la mesa y las patas tiene un tono diferente porque la parte superior está formada por listones, no es una pieza única de madera sino que cada listón aunque sea de pino tiene su particularidad, en el momento en que se aplicó el tinte habían partes que quedaban más oscurecidas y otras ligeramente. En conjunto queda bien, también comentar que las fotografías sobre todo las de detalle no reflejan el color real. El sobre de la mesa es más similar al de la primera imagen.



El brillo que nos proporciona la cera al mueble puede apreciarse en la parte superior de la mesa donde ha quedado reflejado parte del ventanal.


Utilizamos cera de la que comercializan en cualquier centro de bricolaje de tono color nogal y se aplicó con mechas o hilos de algodón.

Hicimos dos madejas una la que impregnamos en la cera, bien empapada y la otra para luego sacar brillo.

Con la madeja de hilos de algodón repartimos la cera por toda la superfície vemos como queda una película e incluso el brillo que habíamos conseguido con la gomalaca queda mate, no nos tenemos que preocupar por ello. Vamos pasando por la parte superior, por las patas, los laterales y dejamos un tiempo para que la cera se vaya impregnado bien en la madera.

El tiempo estimado para poder empezar a dar brillo es de unos 15 minutos a 30 minutos según procedemos en restauración pasado ese tiempo con la madeja de mechas de algodón que habíamos reservado empezamos a frotar sobre la superfície y vemos como poco a poco la madera va adquiriendo brillo. Lo ideal no es darle solamente una sola capa, sino que podemos dar un día una o un par y al día siguiente otra.
En nuestro caso le hemos dado tres capas de cera, la dejaré durante toda la semana y antes de entregársela a mi hermana seguramente le aplique una cuarta.
Con la cera conseguimos un acabado muy natural de la madera y muy diferente a cuando aplicamos la gomalaca que prácticamente nos queda la superfície como si fuera un espejo, pero como comenté cuando empezamos a restaurarla no es un tipo de mueble que requiera un acabado con gomalaca.
Os dejo el link para que podáis ver todo el proceso que tuvo la mesita de pino maciza

Ca la Queroleta, un entorno mágico

Cornudella de Montsant ubicada al noroeste de la comarca del Priorato en Tarragona es un lugar idílico para realizar escapadas de fin de semana bien en familia o para realizar diferentes actividades como escalada, senderismo o pesca así como para visitar el pantano de Siurana a 10km, la sierra de Montsant, las Montañas de Prades y la Cartuja de Scala Dei, monasterio cartujo fundado en el siglo XII.
Si tenemos planeado pasar un fin de semana tendremos que tener en cuenta donde alojarnos y en Cornudella de Montsant en el centro del pueblo tenemos
Ca la Queroleta una casa rehabilitada por sus propietarios conservando las paredes de piedra y las vigas de madera.

habitación del apartamento Roure (cabecero restaurado por la propietaria)

Ca la Queroleta dispone de tres apartamentos independientes (Alzina, Roure y Espígol) con todas sus comodidades, calefacción, tv, cocina completa con todos los utensilios, los baños y las habitaciones disponen de todo lo necesario (toallas, sábanas, edredones) y algo a tener en cuenta para las familias también hay cuna para los más pequeños.

Los muebles son antiguos y restaurados por la propietaria lo que confiere a las habitaciones una atmósfera acogedora y cálida. Decorado con un gusto exquisito y pensado hasta el último detalle es un lugar ideal para pasar unos días.
En su página web encontraréis más información así como las tarifas establecidas para el año 2010, para consultas o reservas os podéis dirigir al correo electrónico info@calaqueroleta.com

Mesita de pino maciza (3)


Nos encontramos casi en la recta final de la restauración de la mesita de pino de mi hermana. La última interveción que se le hizo fue dar las dos capas de tapaporos y lijarla, en este caso no se utilizó lija sino lana de acero muy fina.
A continuación se ha empezado a dar gomalaca por dos motivos ya que comenté que sería terminada a la cera.
En un primer lugar la mesita será utilizada para poner una televisión plana pero quien no dice que con el tiempo le dará otro uso y con un acabado a la cera es más fácil que se manche. La gomalaca nos permite dar como una capa protectora aunque ya fue sellado el poro con tapaporos.
La gomalaca también se utiliza como sellador.
Y en segundo lugar y el motivo principal porque se aplica gomalaca antes que la cera es para unificar el color de todo el mueble.


Preparamos dos muñequillas con mechas o hilos de algodón y unos trozos de tela de algodón nos sirve la de cualquier camiseta vieja. La gomalaca ya está preparada de días anteriores. Una muñequilla nos servirá para empezar a dar las primeras capas, recordar que para aplicar la gomalaca se tiene que pasar una sola vez por un mismo sitio, si lo hiciéramos arrastraríamos la capa previa así que vamos dando pasadas, podemos empezar por el sobre de la mesa luego las patas pero siempre evitando volver a dar por el mismo lugar.
Cuando la notemos seca al tacto, tiene un tacto como enganchoso procedemos a utilizar la segunda muñequilla cargada con gomalaca y un poco del tinte que habíamos utilizado al principio para tintarla y empezamos a dar de nuevo capas por donde veamos que queremos unificar el color.
Si al tocar notamos que engancha un poco deberemos esperar a que seque en este caso se ha podido dar con el tinte ya que secaba muy rápido.


En este caso el objetivo no es que al dar la gomalaca el resultado final sea brillante que quede cristalino ya que no es un tipo de mueble que lo requiera y tampoco utilizaremos el polvo de piedra pómez pero si sirve para subir un poco el tono de la madera. En principio este sería tono final (foto 2) aunque la imagen no es del todo fidedigna a su tono real. El lunes que ya habrá secado bien veremos como ha quedado y seguramente se le de un par de capas más con tinte y seguidamente acabaremos aplicando la cera. Si observamos la segunda foto veremos como un cierto brillo, la foto fue realizada sin flash por lo que la zona más luminosa que se ve es por el efecto de la gomalaca.

Mesita de pino maciza y bandeja con patas (2)

Seguimos con la restauración de la mesita de pino maciza y la bandeja con patas. En esta entrada he incluido las dos piezas porque el trabajo en ambas fue simultáneo y prácticamente el mismo.
En la imagen superior vemos el estado original del sobre de la mesa en cambio en las dos de abajo vemos el resultado una vez hemos decapado, lijado y aplicado el tinte. Comentar que ya se le han dado las dos capas de tapaporos y entre capas ha sido lijadas, así como en la última.



En la bandeja el proceso hasta ahora seguido ha sido su decapado para eliminar el viejo barniz, lijado para preparar la madera y tintado. En la imagen superior vemos la madera en su color original en cambio en la de abajo ya vemos un cierto color después de haber aplicado el tinte. A continuación daremos las dos capas de tapaporos.


El costurero está en proceso de ser barnizado con gomalaca pero se ha preferido esperar para dar al mismo tiempo a la bandeja por si queremos obtener un color parecido entre ambas piezas.
En la mesita antes de dar la cera le aplicaremos unas capas de gomalaca para así unificar el tono y posteriormente aplicar la cera. Siempre podemos dar gomalaca y luego cera, a la inversa no la cera al ser untuosa no filtraría la gomalaca.

Hace 20 años ¿te acuerdas?

Casa Navás. Lluís Domènech i Montaner. Reus

Hace 20 años por primera vez conocí esta ciudad a la que recordaba con cariño porque en su día significó mucho para mi. Hoy 20 años después recorro sus calles sin poder dejar de sentir una cierta melancolía y tristeza aunque acostumbre a pasear por ella e ir de compras por toda su zona comercial. Hace 20 años apenas me fijé en sus calles ni en sus edificios pero 20 años después sólo me queda fijarme en las calles que antaño sin recordar recorrí pero que me son familiares.
Y es que Reus fue el principio de una nueva vida pero hoy sólo es un recuerdo.
Reus es una ciudad acogedora, ideal para pasear por su centro comercial parte ubicado en la zona de las calles Monterols y Llovera con multitud de tiendas de todo tipo. Por las tardes es incesante el ir y venir de la gente, en cierta manera me recuerda un poco y a pequeña escala al Portal de l'Àngel de Barcelona.
Bajando por la calle Monterols llegamos a la Plaza Mercadal donde está ubicado el ayuntamiento de la ciudad es una plaza cerrada en la que confluyen varias calles. Es zona peatonal e ideal para que los pequeños de la casa corran a sus anchas, así como para tomar algún refresco, café o helado en alguna de sus terrazas.
En la plaza Mercadal está la Casa Navás (1901-1907) del arquitecto modernista Lluís Domènech i Montaner, edificio al que le falta la torre de la esquina ya que fue destruida en un bombardeo durante la guerra civil española.
La mayoría de las personas tienden a dar un significado especial a ciertos lugares, ciudades, objetos, canciones o simplemente a un cierto aroma que les recuerda a algo, siempre hay alguna cosa bien sea física o no que nos transmite una cierta sensación o sentimiento según la experiencia que hayamos tenido asociando dicha experiencia a un lugar, canción o lo que en ese momento y lugar vivimos. En este caso hablamos de un lugar, concretamente de una ciudad, Reus, que hace 20 años fue asociada a una experiencia positiva y que 20 años después no trato de desterrarla de mi interior sino verla con otro sentido. La vida da muchas vueltas y quien no dice que dentro de 20 años más no volveré a verla con otro significado.