Atención seguidores

¿Tienes problemas para visualizar la lista de seguidores?
Haz click aquí para seguir este blog.

Novedades en el Blog

Hace poco recuperé algunas de las muñecas de mi infancia y desde entonces me he adentrado en un mundo apasionante así que decidí incluir en el blog un apartado dedicado a la Muñeca de Famosa.

Nancy

Barriguitas


Otras muñecas

Pepas

Kikas

El marquito de plata


Hoy hace 1 mes y 22 días que mi compañero y amigo durante 16 años se fue para siempre y no hay noche en la que su recuerdo me inunde en una profunda tristeza.
Todavía tengo la sensación de oir sus patitas pisoteando por el suelo y cuando estoy tumbada en la cama que en un momento u otro saltará y vendrá por encima de mi cabeza para tumbarse a mi lado. Echo de menos su mirada, su ronroneo que me adormecía. Echo de menos el despertar por la mañana y ver su carita y su patita tocando mi nariz para que me levantase.
Hace un año le operamos de los dientes y todo salió bien. Había rejuvenecido, estaba contento y hacía tiempo que no lo veía tan feliz pero el tumor que se le fue desarrollando no se en que momento de este año era silencioso, no se quejaba pero poco a poco se iba apagando y cuando me di cuenta ya era tarde, había llegado el momento en que debía partir para dejarme.
Paso muchas noches en vela pensando en él, recordando estos últimos años con él siempre estuvo en mis mejores y peores momentos de mi vida, fue mi compañero incondicional. Sabía cuando estaba triste y sabía como sacarme una sonrisa. Su cariño era incondicional y lo único que esperaba a cambio era amor y compañía.
Creo que él sabía que se marchaba pero se mostró fuerte hasta el último momento a quien le faltaron las fuerzas fue a mi en el momento en que tuve que decidir que ya no debía sufrir más.
Hace 16, 7, 3 y todos los años de tu vida me diste tu apoyo y fuiste siempre testigo de mis lágrimas, alegrías y tristeza.
Amigo has tenido que marchar pero cada noche hay una vela encendida en tu recuerdo junto con otra en recuerdo de tu compañera Circe.
Algo curioso pasa desde tu partida, el marquito de plata con tu nombre y tu foto no se ha vuelto a ennegrecer, se mantiene brillante. Sé que desde donde estés haces que no pierda ese brillo porque sé que estás muy cerca de mi.
Te quiero mi gato, mi cosita peluda que siempre ocupaba el sofá.