Atención seguidores

¿Tienes problemas para visualizar la lista de seguidores?
Haz click aquí para seguir este blog.

Novedades en el Blog

Hace poco recuperé algunas de las muñecas de mi infancia y desde entonces me he adentrado en un mundo apasionante así que decidí incluir en el blog un apartado dedicado a la Muñeca de Famosa.

Nancy

Barriguitas


Otras muñecas

Pepas

Kikas

Agosto


"Dicen que el tiempo cura las heridas. No estoy
de acuerdo. Las heridas perduran.
Con el tiempo, la mente, para proteger su cordura, las cubre con cicatrices, y el dolor se atenúa, pero nunca desaparece

Rose Kennedy


Josep Llimona i Bruguera. Barcelona 1864-1934
Parc de la Ciutadella, Museo de Arte Moderno, Barcelona
Estilo: Modernismo simbolista
Cronología: 1903 -1907

Más información sobre la obra y el artista:
Sobre escultura modernista:
ArtEEspañA

Mi pequeño tesoro


Los meses pasan muy deprisa y este pequeñajo está creciendo a gran velocidad. De ser un bebé pequeñito que llegó a casa con 1.960gr a día de hoy se está haciendo todo un hombrecito.

Aquí está en el parque en una tarde calurosa del mes de agosto. Le encanta tocar la hierba y todo lo que pasa por su mano.

Tiene 15 meses cronológicos pero en realidad son 13 corregidos y está muy espabilado, bueno que va a decir su mami ¿no? está espabilado como cualquier bebé de su tiempo.

A Adrián le encantan los animales los ha visto desde bien pequeño en casa, siente adoración por los gatos y los perros. Cuando vamos por la calle y se le cruza algún perrito empieza agitar los brazos y a llamarlos "te te te" la gente a menudo se sorprende porque no les tiene miedo aunque has de vigilar el tipo de perrito, siempre preguntamos si se puede acercar. Cuando está cerca de ellos le encanta acariciarlos y si le pegan un lametón en la manita se ríe a carcajadas.

En casa tiene entretenimiento todo el día, con los cuatro gatos no se aburre pero siente una especial predilección por el gato pequeño de la casa, Napoleón. El gato en cuanto ve al peque sale corriendo pero aún así siempre hay momentos que se le acerca para husmearle.

Ya está en casa la consola

Esta tarde a las 6.30 de la tarde habíamos quedado con la propietaria de la consola en la estación de tren de El Vendrell. Por fin he podido ver el mueble que venía bien envuelto en una bolsa. La señora rápidamente ha abierto la bolsa para que viera el estado de la pieza y me ha comentado que el sobre de la mesa se debía encolar.

La consola la compraron hace tiempo para restaurarla y se quedó a medio proceso de restauración.

Cuando hemos llegado a casa es cuando he podido mirarla más detenidamente, se observa que ya taparon algunos agujeros de carcoma, está prácticamente decapada aunque le queda una mínima pátina en el sobre por lo que con decapante terminaré de sacarlo.

En la repisa de abajo se observan más agujeros de carcoma pero las patas, salvo una que tiene unos cuantos están bien.

En la foto no se veía pero al observar directamente la pieza se ve que la marquetería en la zona que enmarca el motivo decorativo falta una parte que ha sido sustituida por masilla. Intentaré sacar la masilla y añadir madera. El trabajo de marquetería es sencillo porque la parte que falta es una línea recta. Se tendrá que buscar un tono similar de la madera empleada en la marquetería.

Hasta octubre no podré empezar a restaurarla así que tras darle un nuevo tratamiento para los xilófagos la tendré guardada en una bolsa.

Consola con marquetería

Por fin después de hablar con la propietaria de la consola mañana podré ir a recogerla. Tengo muchas ganas de verla y comprobar en que estado está.

Hoy hablando con su propietaria me ha comentado que ellos intentaron restaurarla, motivo por el cual no se aprecia el barniz en el mueble. Supongo que empezarían a decaparla y así se quedó. Según ella está en buen estado salvo que falta el barniz y que tiene algunos agujeros de carcoma. En cuanto la tenga en mis manos podré hacer una valoración más exacta.

My Flanagan family

James and Agnes Flanagan

Mis raíces por parte de mi abuelo materno proceden de Irlanda. Mi abuelo aunque nació en el Reino Unido su padre era originario de la aldea de Cloommullin en el condado de Roscommon en Irlanda y su madre nacida en Inglaterra también procedía de una familia de irlandeses.
El matrimonio tuvo seis hijos entre ellos mi abuelo que en diciembre de 1936 vino a España meses después de que estallara la guerra civil y participó en las Brigadas Internacionales formando parte del British Battallion.


Fue en España donde el joven británico de 19 años conoció a mi abuela en un pueblo de Castilla-La Mancha, Madrigueras en la provincia de Albacete. Madrigueras fue uno de los pueblos en que los brigadistas tenían como destino su lugar de formación y entrenamiento. Los dos jóvenes se casaron y tuvieron una hija pero el destino y la guerra hizo que mi abuelo nunca llegara a conocerla. Repatriado en diciembre de 1938 nunca se volvió a saber nada de él.
Unos años después de la muerte de mi abuela en el año 2001 empecé a investigar sobre mi abuelo. Obtuve bastante información sobre él en los archivos rusos (RAGSPI) y del Reino Unido (IBA) y también gracias a los brigadistas y familiares de éstos.
No sólo podía empezar a perfilar quien era mi abuelo sino que pude encontrar a mi familia y en junio de 2001 localizamos a mi tío. Mi abuelo tras haber sido repatriado se volvió a casar y tuvo un hijo.


Pero la familia con los años se ha ido reuniendo en diciembre de 2003 conocimos en Birmingham a dos primos hermanos de mi madre hijos del hermano pequeño de mi abuelo. Y en el 2007 dos primas hermanas más de mi madre, hijas de la hermana pequeña. Con ellas el encuentro todavía no ha sido posible una de ellas vive en Israel (su web está en enlaces) y la otra en Alemania.
En febrero de 2007 realizamos un viaje a Irlanda para conocer el lugar de donde procedía la familia Flanagan. Nuestro punto de partida fue Dublín donde nos encontramos con mi tío. Desde Dublín fuimos hasta Galway y visitamos los acantilados de Moher (Cliffs of Moher).
En esos momentos estaba embarazada de 4 meses y a pesar del trajín del viaje lo llevé bastante bien aunque por la noche caía rendida.
Las comidas y cenas las hacíamos en los típicos pubs irlandeses que por la noche se llenan de gente para tomar las típicas pintas de Guinness pero durante el día sirven comidas. Decir que no pude probar ni una triste pinta dado mi estado y las veía ir y venir.
Los acantilados son imponentes a pesar del día gris y lluvioso que hacía pudimos disfrutar de unas vistas impresionantes. Tuve que pegarme una buena caminata pues el parking se encontraba a bastante distancia, por el camino era un ir y venir de gente y muchos nos decían ya falta menos. Pensaba que no iba a llegar cada vez me resultaba más pesado y me costaba andar.
Pero al final conseguimos nuestro objetivo. Actualmente está muy protegido y hay muchas zonas que está restringido su acceso por su peligrosidad. Aún así no es extraño que hayan suicidios en este lugar. Sin ir más lejos el día anterior en un periódico en Galway leímos que una mujer con su hijo se habían precipitado intencionadamente por el acantilado.
Al día siguiente partimos para el condado de Roscommon con el objetivo de localizar la aldea de Cloommulin y la casa donde los Flanagan vivieron hasta los años 80.
Nuestra primera parada fue en la ciudad de Castlerea donde desayunamos el típo almuerzo irlandés.
Nos acercamos hasta la iglesia y en esos momentos acababa de terminar la misa de la mañana, decidimos entrar para preguntar por donde quedaba la aldea y el párroco muy amablemente nos indicó que la señora que se encargaba de cuidar la iglesia era de la zona.
Hablamos con esta señora y en el mapa de carreteras que llevabamos nos señaló donde estaba Clommullin.
No sin ir un poco a tientas vimos un camino que según el mapa indicaba que era la entrada a la aldea de Clommullin, mi tío tomó el camino pero pronto vimos que todo era campo y campo, se vislumbraban a lo lejos unas casitas y antes de llegar a éstas nos encontramos de frente con el cartero, le preguntamos y nos dijo que siguieramos hasta el final del camino. Llegado al final del camino solamente habían dos casas ambos lados y no veíamos a nadie por allí. Así que decidimos dar la vuelta a ver si en las casas que habíamos dejado atrás veíamos alguna persona. De camino de vuelta vimos un coche pararse y bajarse un hombre mayor con unas bolsas. Mi tío paró y se bajó y preguntó por la casa de los Flanagan, le explicó que eramos familia, que sabíamos que la casa ya no pertenecía a los Flanagan pero teníamos constancia de que el edificio seguía en pie y era utilizado como cobertizo. Aquel hombre abrió de momento los ojos y preguntó de quien eres hijo al explicarle quien era su padre empezó a recordar a toda la familia y en especial a mi abuelo. De joven en verano iba a trabajar a la granja de sus abuelos.
Le explicamos que habíamos llegado hasta el final del camino y que solamente habían dos casas y nos dijo que habíamos llegado bien pero era una hora en que la gente iba al mercado pues él venía de hacer las compras y que por eso no había nadie.


Actualmente la casa que perteneció a los Flanagan es un cobertizo donde el nuevo propietario guarda los aperos del campo. No pudimos verla por dentro por este motivo. En ese momento pensé en que hace más de 70 años mi abuelo anduvo por el mismo lugar por donde yo estaba pisando la hierba.
El dueño nos atendió muy amablemente y nos permitió hacer fotografías de la casa.
La verdad es que resulta difícil imaginar como debería ser la casa hace más de 20 años, el último Flanagan que vivió en ella fue Michael, el tío de mi abuelo. Al
envejecer y morir su esposa vendió la casa a la familia Morris con la condición de que lo cuidaran hasta su muerte.
Nosotros continuamos nuestro viaje a Dublín donde pasamos un día más hasta nuestro regreso.



Más fotografías en Picasa

Mural de Sant Magí en la fachada de una casa en el Portal del Carro. Carles Arola

Paseando por la callle del Portal del Carro "descubrí" que esta casa había sido rehabilitada y para mi mayor sorpresa que toda la facha se había decorado con pintura mural dedicada a Sant Magí, no es de extrañar que dicha temática esté emplazada en este edificio. La calle del Portal del Carro nos lleva hasta la Iglesia de Sant Magí y es por la calle por donde suben los carros con el agua milagrosa.
Debajo de la ventana en un rectángulo aparece la firma de su autor: Carles Arola Pincit y en la parte superior del ventanal del balcón en la zona del dintel, la fecha de su ejecución: ANY XXVIII.
Según Carles Arola es la manera de recuperar una forma de decorar las fachadas con frescos y alegorías muy utilizado en el siglo XVII, XVIII y XIX en toda Cataluña.

Este artista es conocido en la ciudad de Tarragona por el trampantojo pintado en un edificio de la Plaça dels Sedassos (1995)

Sant Magí del 14 al 19 de agosto


19 de Agosto, fiesta de Sant Magí. Copatrón de la ciudad de Tarragona


Tarragona está en fiestas, se celebra la festividad de Sant Magí. Según la tradición Sant Magí hizo brotar con su cayado el agua milagrosa de las rocas de la Brufaganya para dar de beber a los sedientos soldados que le llevaban a su martirio. Fu un ermitaño de finales del siglo III y principios del s. IV, que nació en Tarragona o en uno de los pueblos que rodean la Brufaganya.

San Magí había sido muy venerado en las comarcas del Camp de Tarragona, como demuestra el hecho que en el santuario de San Magí de la Brufaganya, en la Conca de Barberà, existia una imagen románica del siglo XIII. Pero no se convirtió en copatrono de Tarragona hasta finales del siglo XIX, cuando la devoción a su figura se catapultó a raíz de lo hechos de la Guerra de Indepencia - cuyo bicentenario se conmemora este año. La tradición explica que San Magí apagó 3 veces la mecha con la que los soldados enemigos querían volar el tramo de la muralla donse se halla su capilla. La primera procesión que se le dedicó fue en 1847.

Uno de los actos que se celebra es la llegada del agua de Sant Magí traída desde las fuentes de Sant Magí en la Brufaganya. Los carros engalanados entran en la ciudad y desde la Plaça de la Font se inicia el recorrido hasta el Portal del Carro. Durante el recorrido es tradicional repartir albahaca.


Mi posible nueva adquisición: Consola con marquetería

Es el momento de ir recopilando muebles para el próximo curso, siempre busco algún tipo de mueble que aparte de realizar el trabajo de restauración posteriormente pueda integrarlo con la decoración de la casa.

Mi posible nueva adquisición sería esta consola con decoración en marquetería. El mueble todavía no lo he visto, solamente en esta foto. Ha sido adquirido a través de internet y en la página web de segundamano.es

Una amiga que sabía que me dedicaba a restaurar muebles me comentó que aquí podría encontrar muebles de todo tipo. Siempre hay gente que vende cosas y gente interesada en comprarlas.
El riesgo es que hasta que no ves el mueble no sabes realmente el estado de conservación de la pieza, pero esta consola a simple vista tiene un buen estado de conservación a excepción del barniz y algunos agujeros provocados por los xilófagos.

Lo importante es que la pieza no esté muy dañada, que falten partes o que estas partes estén muy deterioradas.

El objetivo de una buena restauración es tocar lo menos posible el mueble, sólo realizar el propio proceso decapar, emplastecer, barnizar. Si no hay más remedio que sustituir alguna parte siempre se tiene que realizar de manera que resulte lo más fiel posible a cómo era en origen el mueble.

Mi otra gran pasión

El milagro de la vida
Adrián nació el 10 de mayo de 2007 a las 32 semanas de gestación por rotura espontánea de la bolsa con un peso de 1.820gr a las 3.20 de la tarde. Mi pequeño tesoro quiso venir al mundo 2 meses antes de lo previsto, tenía ganas de vivir, de conocer este mundo.

Fruto de la honestidad, del cariño, la ternura, del amor y la compresión este bebé fue la mayor alegría para sus padres aunque en un primer momento no se pudiera evitar la preocupación por su estado.

Los primeros 15 días los pasó en su cunita de cristal, conectado a los monitores y siendo alimentado por una sonda nasogástrica.

Su peso inicial de 1.820gr quedó reducido a 1.600gr, este chiquitín de 42cm tenía todo un reto por delante, ganar peso y descartar que tuviera infección por corioamniotitis materna. Se le estuvo administrando antibióticos hasta que se descartó que tuviera infección.

El parto fue natural sin epidural simplemente la episiotomía. Nació llorando y con un Apgar de 9/10. Horas antes de nacer cuando ingresé en urgencias me habían administrado corticoesteroides para la maduración de los pulmones del bebé.

Adrián estuvo casi un mes hospitalizado, no necesitó respirador y mientras duró su hospitalización estuvo unos días con fototerapia debido a la ictericia pero todas las pruebas y análisis que le hicieron salieron correctas.

Como bebé prematuro otro de sus retos era la alimentación tenía que aprender a respirar y succionar a la vez.

Los primeros días no pude ponérmelo al pecho, su alimentación era por medio de la sonda nasogástrica, pero su mami cada día se sacaba la leche con un sacaleches. Al ser un parto prematuro la mami tiene que estimularse para que le suba la leche y las primeras tomas las hacía con la leche de mami suplementada con la leche de fórmula especial para prematuros que tenía el hospital.

El schock fue tremendo, todo y que el parto había ido bien y rápido y que el bebé también estaba bien, la primera vez que lo vi a través del cristal de la incubadora fue una sensación indescriptible una mezcla de alegría, preocupación, miedo. No sabía si acercarme, si lo podía tocar, mis manos temblorosas se dirigían hacia aquella cosita tan pequeña, el pañal incluso era más grande que él. Pude verlo a las pocas horas de nacer, aquella misma tarde me dirigí sin pensar en los puntos de la episiotomía, caminando desde mi habitación hasta la UCIN de neonatología.

Y al segundo día pude cogerle, tenerle en mis brazos en el hospital se realizaba el método Canguro. La enfermera sacó con todo el cuidado del mundo aquel bebé que a simple vista parecía tan frágil, tan pequeñito y lo puso en mi pecho.

La sensación fue única, sentir su calorcito, su respiración, notar como se movía, era mi bebé y sentía que estaba vivo entre mis brazos, que no era un sueño.

Lo que toda mamá imagina o sueña al estar embarzada, meses con barrigota hasta los 9 meses, tener a su bebé en los brazos tras nacer y tenerlo en la habitación del hospital, eso con el nacimiento de un bebé prematuro se rompe, se hace añicos y piensas porque ha pasado, que es lo que has hecho mal y llegas incluso ha echarte la culpa de lo pasado. Ante la llegada prematura del bebé el bebé apenas lo ves tras nacer, ves como todo un equipo médico va de un lado para otro con prisas, como nada más nacer se lo llevan envuelto en una toalla sin apenas verlo y si todo está bien te lo dejan ver un instante para que le des un besito pero rápidamente ves como de nuevo se va por la puerta todo rápido muy rápido sin apenas haber podido tener un contacto mínimo con tu bebé.

Y llegas a la habitación y te miras y sientes que hace unos instantes tu bebé estaba dentro de tí, que se movía que te daba patadas, que la vida que llevabas dentro ahora está en una incubadora y por su puesto no puedes tenerlo contigo en la habitación.

Las visitas fue otro tema, los familiares, abuelos, tíos de Adrián también pasaron en un primer momento por un mal trance. No podían ver al pequeño como ellos hubiesen deseado. Las visitas eran restringidas apenas dos veces al día podían verlo durante 15 minutos y sólo dos personas. Los papis tenían un horario más amplio, horario en el cual estaba desde las 9 de la mañana hasta las 12 de la noche, allí metida en el hospital contando los minutos y los segundos entre visita y visita para poder estar con mi bebé.

Y nuestro pequeño poco a poco fue ganando peso, fue todo un campeón y en seguida aprendió a cogerse al pecho. Este gran glotón le costaba coger gramitos pero comía vamos que si comía.

Pasado un tiempo lo llevaron a intermedios, donde los bebés prácticamente están para "engorde" allí Adrián no llegó a estar más de 15 días. Al principio lo pasaron con su incubadora y empezaron abrirle las ventanitas para que fuera regulando su temperatura corporal con el exterior. Conseguido que regulara la temperatura se le pasó a una cunita y poco a poco fue desprendiéndose de los electrodos que lo tenían conectado al monitor.

En junio le dieron el alta con un peso de 1.960gr, estaba bien del todo y había respondido estupendamente a la alimentación.

Ese día fue el más feliz, ver que nuestro pequeñín por fin podía irse a casa. La ropita le venía enorme pero en nuestras caras solamente había felicidad. Adrián dejó el hospital por la tarde tras haber recibido su baño y su toma. Por un lado la felicidad era enorme pero por otro empezaban nuevos miedos y preocupaciones.

Qué pasaría al llegar a casa, sería capaz de cuidarle, es tan pequeñito. En el hospital constantemente estaba cuidado, atendido por todo un equipo de enfermeras y neonatólogos pero y en casa. Sabré que es lo que le ocurre o tendré que salir corriendo al hospital de urgencias. Adrián pasó sus primeras apneas propias de un bebé prematuro en el hospital debido a su inmadurez pero en casa por suerte no tuvimos ningún susto.

Y el pasado mes de mayo Adrián cumplió un año, aquella cosita tan pequeñita y tan frágil es ahora un bebé precioso. Los meses tras su llegada a casa han pasado muy rápido, demasiado rápido. A veces lo miras y solamente sientes la ternura y las ganas de abrazarle y de besarle. Mi pequeño tesoro, cada sonrisa, cada mirada que me das hace que en cierta manera olvide lo que hace un año pasó. Pero las sensaciones, los sentimientos no se olvidan quedan en el recuerdo pero no se olvidan.


Adrián

Restauración de una banqueta



Este es uno de los trabajos que realicé el curso pasado. La banqueta fue adquirida en el año 2005 en un mercadillo de segunda mano dedicado a la compra-venta de muñecas, vajillas, libros, muebles donde los amantes de lo antiguo y el coleccionismo pueden buscar y encontrar de todo. El mercadillo se celebra cada domingo en la plaza de la Catedral de Tarragona.

La banqueta es de procedencia desconocida, se la compré a un chico que se dedica a vender muebles de todo tipo, estilo y en diferentes estados de conservación.

Una vez se valoró el estado de conservación del mueble se inició su proceso de restauración.
En un principio se quitaron las bisagras que el asiento de la banqueta tiene ya que es una tapa y nos permite acceder a un cajón.

El primer paso fue quitar el barniz antiguo por medio de decapante en disolución. Para ello utilizamos una brocha, espátula, lana de acero y guantes. La espátula se empleó principalmente en las partes lisas del mueble pero casi todo el proceso se realizó con lana de acero ya que la banqueta tiene decoración en relieve y no se quería dañar o desvastar la decoración. Para eliminar los restos del barniz y el decapante se lavó el mueble con agua y amoníaco pero sin empapar la madera.

Decapada la banqueta se le dio tratamiento curativo de xilófagos y se envolvió en una bolsa industrial de basura para que el producto actuara más o menos durante un día.

Tratada la madera se inició con el trabajo de emplastecido y recomposición de las partes dañadas, en este caso una de las patas estaba en mal estado y faltaba parte de la madera por lo que se reconstruyó con una masilla de dos componentes especial para maderas. Con el emplastecido lo que se hizo fue dar masilla a los agujeros producidos por la carcoma y aquellas zonas donde habían grietas o desperfectos. La masilla que utilizamos fue con disolvente (acetona) ya que en el mercado encontramos también masilla al agua. La ventaja de la masilla con disolvente es que seca pronto ya que la acetona se evapora rápido y a las pocas horas de haberla aplicado podemos lijar en cambio su desventaja es que cuesta trabajar con ella y hay que ser rápido para que no seque en seguida. La masilla al agua permite trabajar más lentamente sin embargo tarda más en secar por lo que debemos dejar más horas hasta que podemos lijar. Aplicaremos la masilla con una espatula pequeña similar a la que utilizan los pintores para mezclar los pigmentos pero en nuestro caso la punta redondeada la recortaremos para que al dar la masilla podamos fijarla bien y se introduzca en los agujeros o desperfectos con una leve presión.

A la hora de escoger el tono de la masilla siempre es mejor elegir un tono más oscuro si no encontramos un tono similar porque cuando la masilla se seca tiende a aclararse por lo que el tono claro hará demasiado contraste con la madera. Secada la masilla se procede a lijar el mueble para eliminar la masilla sobrante y para afinar el mueble. Siempre tenemos que lijar en sentido de la veta de la madera.

Lijado el mueble se le dio laca tapaporos o laca fondo, su función es cerrar el poro de la madera y para que el barniz que posteriormente daremos no se absorva en exceso. Damos una primera capa con la brocha sin cargarla demasiado y dejamos que seque, tarda unas dos o tres horas. Una vez seco se lija y se le vuelve a dar una segunda capa de tapaporos.

No se le dio ningún tinte a la madera para darle otro aspecto sino que se prefirió el tono natural de la propia madera de nogal.

Finalmente se barnizó el mueble, el tipo de barniz que se empleó fue la goma laca con muñequilla.

La goma laca es una resina natural que se usa desde que se dejó de tratar la madera solamente con la cera. La goma laca se encuentra en los establecimientos en forma de escamas de color marrón amarillento que se disuelve en alcohol. -la preparación- · Se llena con escamas de goma laca la tercera parte de una botella de cristal. · Se añade alcohol hasta cubrir completamente las virutas. Se cierra herméticamente y se remueve la botella para facilitar el proceso de solubilización. · Cuando se haya disuelto por completo, se filtra utilizando unas medias de nylon. · Después del filtrado, se añadirá alcohol hasta llenar la botella por completo. La solución ya está lista para el uso: la densidad se tendrá que aumentar o disminuir según el tipo de pulimentación que se desee. Para el barnizado con muñequilla o barnizado francés, hay que preparar una muñeca o tampón, para extender la goma laca. No es mas que un pedazo de lino cerrado después de haber colocado dentro un poco de mechas de algodón y haber vertido algunas gotas de goma laca. Cuando todo este a punto se empieza a pulir haciendo deslizar rápidamente la muñequilla sobre toda la superficie del mueble, con movimientos circulares y evitando pasar dos veces por el mismo lugar cuando el barniz está todavía “fresco”. Se continua del mismo modo hasta que se alcanza la intensidad deseada. Después de dejar que se seque el barniz durante un día, comprobaremos que ha bajado de tono y, añadiremos una gota de aceite a la muñequilla y volveremos a pulimentar. Las capas, que se darán muy seguidas, deberán seguir el veteado de la madera, no en sentido circular. Hacia la mitad de la operación debe esparcir un poco de polvo de piedra pómez sobre la parte que tiene que barnizar. Solamente un pellizco, sirve para que el barniz no se mueva y en consecuencia la goma laca se distribuya mejor. Cuando notemos que el mueble ya no absorbe tan rápidamente el pulimento, deslizaremos la muñeca fuertemente con goma laca y comprobaremos como sale el brillo. Al final humedeceremos un trapo de lino con alcohol y con el dedo empapado en aceite señalaremos el mueble, seguidamente pasaremos el trapo.
Más fotos en Picasa

Ukiyo-e

Ukiyo-e Imágenes de un mundo efímero.
Grabados japoneses de los siglos XVIII y XIX de la Bibliothèque Nationale de France.
del 17 de junio al 14 de septiembre de 2008
La Pedrera
Kitagawa Utamaro (1753?-1806)
Takashima OhisaHacia el 1793
Bibliothèque Nationale de France, París

Gustav Klimt