Atención seguidores

¿Tienes problemas para visualizar la lista de seguidores?
Haz click aquí para seguir este blog.

Novedades en el Blog

Hace poco recuperé algunas de las muñecas de mi infancia y desde entonces me he adentrado en un mundo apasionante así que decidí incluir en el blog un apartado dedicado a la Muñeca de Famosa.

Nancy

Barriguitas


Otras muñecas

Pepas

Kikas

Diario de viaje: CHINATOWN (2) 9-3-09

Maneki nekos en un escaparate

Una vez dejamos Little Italy nos adentramos en Chinatown. No resultaba difícil saber que ya te hallabas en dicho lugar porque lo primero que llama la atención es la cantidad de coloridos carteles escritos en chino que aparecen por todas las fachadas de los edificios. Era la segunda vez que visitábamos Chinatown y es que la primera visita del 4 de marzo nos supo a poco. En el primer post que dediqué a Chinatown básicamente hablé de su historia pero ahora me gustaría comentar la impresión que me llevé del lugar.
Adentrarse en Chinatown es toda una aventura visual, emocional y que toca a todos los sentidos. Visual por el impacto que producen todos los colores de la multitud de carteles, emocional porque en un primer momento choca y piensas si realmente estás en Nueva York o por el contrario te encuentras en algún lugar de China. El idioma que impera es el chino y muchos de sus habitantes no hablan ni una sola palabra en ingés y todo, publicidad e información está escrito en chino aunque también aparezca en inglés.
Es un incesante y caótico ir y venir de gente sobre todo en la zona donde residen, tienen sus mercados, tiendas y hacen su vida de vecindario.

Canal St. es la principal arteria turística y comercial paraíso de las imitaciones pero no es lo que realmente atrae al visitante. Lo mejor es pasear por las calles menos turísticas, ver el día a día de esta gente y descubir el barrio más dinámico, vibrante y caótico de toda la ciudad de Nueva York. Si estamos acostumbrados a vivir en una gran ciudad no nos estrañará el ir y venir de gente, de como todo el mundo va de un lado a otro como si nunca llegara a tiempo pero en Chinatown y en concreto en la zona residencial este ritmo es más acusado si cabe.

Las tiendas son otro mundo, en las tiendas de comestibles puedes encontrar golosinas, caramelos, salsas y diferentes ingredientes de la cocina oriental pero lo que llama la atención en todas es la mezcla de aromas entre especies y pescados desecados, algas y un sin fin de setas. Hay establecimientos que están exclusivamente especializados en noodles y pasta de arroz.
En otras tiendas se vende de todo desde farolillos, máscaras y dragones típicos de la cultura china mezclados con Hello Kitties, Doraemon y Manga procedentes de la cultura japonesa. Algunas tiendas recuerdan a los bazares que nos encontramos en nuestras ciudades pero allí multiplicados por cien en una misma calle.
típicos farolillos chinos
Un póster de una tienda compuesto por diferentes carteles


Llama la atención la cantidad de pescaderías que hay y la variedad de pescado y marisco que puede encontrarse a buen precio.

Nécoras

Algunos edificios de construcción nueva siguen una tipología aquitectónica típica de las construcciones chinas como puede observarse en la fotografía de abajo mezclándose con los antiguos edificios ya existentes en Nueva York.
En Chinatown tienen su propia brigada de limpieza a cargo del Chinatown Partnership Local Development Corporation (CPLDC). Una placa en las papeleras nos informa en chino y en inglés y es que incluso las bolsas de basura están en chino.


Las placas de las calles aparecen en los dos idiomas y los carteles de advertencia o información ciudadana también.

Una calle de Chinatown